Mejora tu vida fortaleciendo tu inteligencia emocional

Mejora tu vida fortaleciendo tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para reconocer y entender nuestras emociones y canalizarlas de manera adecuada. ¿Qué significa esto? Que desarrollamos la fortaleza de sentir alegría, tristeza, rabia, entre otras emociones, sin reprimirlas ni hacer daño a quienes nos rodean. Cuando trabajamos en nuestra inteligencia emocional nos hacemos dueños de lo que sentimos y evitamos que nuestras acciones respondan a reacciones impulsivas.

Cuando le damos valor a este tipo de inteligencia, las emociones y los pensamientos trabajan en equipo. Al conocernos a nosotros mismos, aprendemos a reconocer los rastros de las emociones en nuestro cuerpo y conducta, y a tomar acciones para vivirlas y superarlas sin mayores consecuencias para nosotros o las personas que nos rodean.

Todas las emociones son necesarias, incluso las que consideramos negativas. Lo importante es saber reconocerlas y darles el espacio para que sean expresadas de la manera más positiva posible.

Una persona emocionalmente inteligente posee rasgos personales como motivación, empatía perseverancia, asertividad, disciplina y comunicación.

¿Quieres fortalecer tu inteligencia emocional? Sigue estos consejos:

  • Conócete a ti mismo: saber por qué piensas y reaccionas de cierto modo es primordial para reconocer tus fortalezas y debilidades y para desarrollar mecanismos que te ayuden a lidiar mejor con tus emociones. 
  • Sé optimista: intenta sacar lo mejor de las situaciones difíciles que surgen día a día. Cada experiencia tiene un aprendizaje para ti, si decides recibirlo.
  • Cultiva tu empatía: cada persona tiene una percepción particular de la realidad. No te quedes solo con tu visión de las situaciones. Párate junto al otro para tratar de ver su punto de vista.
  • Comunícate: dirígete a otros con respeto y sinceridad. Evita usar calificativos negativos. Expresa tus opiniones pero abre tu percepción para escuchar la de los demás.
  • Dedícale tiempo a tus emociones: la práctica de disciplinas como biodanza, yoga, meditación o cualquier deporte que te motive, puede ayudarte a calmar el estrés y la ansiedad que muchas veces dificultan la auto – observación y la actuación equilibrada.
  • Cuenta hasta 10:  cuando sientas que una emoción te supera y parece inminente una reacción impulsiva, toma 10 segundos para respirar profundo, sal a caminar o toma distancia de la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.